El sexo no debe doler

El sexo no debe doler

Miedos, dudas, falta de excitación, aumento de tensión de la musculatura del piso pélvico, sequedad vaginal, pueden ser algunas de las causas por las que una mujer puede tener dolor durante sus relaciones sexuales con penetración.

Estudios demuestran que casi un 24% tienen origen físico,  en algunos casos pasa de forma tan frecuente que se puede llegar a asumir que se trata de algo habitual, cuando en realidad es un problema que tiene solución.

Mejorar la hidratación y lubricación a travez de aceites, geles, hialuronicos y lubricantes, pueden mejorar los síntomas de sequedad vaginal, pero es importante tener encuentra que durante la menopausia esta sequedad se presenta de forma continua, por lo que es necesario el uso de estos productos hidratantes no solo durante las relaciones sexuales, si no también de forma habitual/diaria.

Los ejercicios del piso pélvico, pueden ayudar a mejorar la vascularización y la lubricación vaginal, para conseguir resultados es necesario realizar al menos estos ejercicios 3 veces por semana, son ejercicios sencillos que pueden realizarse en casa. Consisten en contraer la musculatura pélvica (simular la contención de un gas) durante 5 a 10 segundos, durante 10 repeticiones, al inicio es probable que la musculatura se fatigue, y resulte difícil de mantener la contracción, por lo que se recomienda iniciar con pocas repeticiones y contracciones de pocos segundos.

Existe tecnología y técnicas usadas en fisioterapia pélvica, que promueven la relajación de la musculatura “tensa” del piso pélvico, causante de esas molestias. Son tratamientos que consiguen mejoras tras pocas sesiones, para esto es importante visitar un profesional dedicado al manejo de estos síntomas, ellos tras una valoración inicial podrán orientarle sobre la mejor alternativa de tratamiento.

Tratamiento en dispareunia

En los últimos años el uso de la tecarterapia se ha propuesto como una alternativa que mejora tanto la vascularización, como la hidratación del tejido vaginal, y al mismo tiempo se produce una relajación de la musculatura del piso pélvico, logrando resultados sorprendentes desde las primeras sesiones.

Cuando las causas no son físicas, por ejemplo, por una falta real de excitación o por miedos, es importante consultar con especialistas en sexología, ellos podrán ayudar a través de pautas individuales o en pareja.

Sea cual sea la causa, recuerda, el sexo NO debería doler, debe provocar placer y disfrute.

En Fisiowomen® contamos con equipo de profesionales expertos en el manejo de disfunciones sexuales y tecnología que potencian los tratamientos, en caso de duda consúltanos

Lubricante intimo

Abrir chat
¡Habla con la experta!
Servicio al Más Alto Nivel
Bienvenid@ a FisioWomen®, ¿Cómo podemos ayudarte?