Masaje Prenatal o para Embarazadas

Masaje Prenatal o para Embarazadas

Durante un momento tan importante como es el embarazo, es esencial tu cuidado, recuerda que a la vez que te mimas tú, cuidas al bebe dentro de ti. Durante la gestación, el cuerpo se debe adaptar a los cambios, cada vez estás más cansada, y en ocasiones puedes presentar dolor de espalda, ingle, piernas… También puedes notar como se pinchan tus piernas y pies, en general una mayor retención de líquidos. 

¿Qué es un masaje prenatal?

Es un tipo de masaje en el que se emplean una serie de técnicas encaminadas a mitigar las molestias propias del embarazo, a relajar la musculatura y mejorar la circulación sanguínea y lo más importante es que contribuye a aumentar el bienestar tanto de la madre como del bebé.

Los masajes son una terapia recomendada por su alto poder relajante, sin embargo es importante que recibas este tratamiento por personas cualificadas, ya que cada embarazada tiene unas necesidades concretas.

Disminuye el dolor de piernas y pies

Beneficios del masaje prenatal 

Los beneficios del masaje prenatal son los mismos que la de un masaje relajante, su objetivo es relajar los músculos, aliviar dolores, mejorar la circulación y hasta prepararte para tener un parto más fácil.

  • Reduce el umbral del dolor
  • Disminuye los niveles de estrés y ansiedad
  • Reduce dolor de pies y piernas
  • Prepara tu cuerpo y tu mente
  • Mejora la elasticidad de la piel y ayuda a prevenir la aparición de estrías

¿En que momento puedes hacerte un masaje prenatal?

Puedes iniciar pasando el primer trimestre de embarazo, antes de este tiempo están contraindicados ya que el cuerpo se encuentra en un proceso de cambios fisiológicos.

¿En quién no se debe practicar el masaje prenatal?

  • Sufres pérdidas de sangre vaginales.
  • No notas movimientos fetales durante más de 24 horas.
  • Padeces diarrea y/o sufres un dolor abdominal intenso.
  • Experimentas la inflamación de brazos o piernas sin tener un diagnóstico.
  • Padeces hipertensión o enfermedades autoinmunes.
  • Tanto tu peso como el del futuro bebé son demasiado bajos.
  • Tienes un embarazo múltiple o una placenta previa
  • Te levantas con malestar, náuseas o vómitos.
Masaje para embarazadas
Abrir chat
¡Habla con la experta!
Servicio al Más Alto Nivel
Bienvenid@ a FisioWomen®, ¿Cómo podemos ayudarte?